¿Cuál es la diferencia entre Participar e Involucrarse?

Está claro que existen personas que les guste trabajar en un negocio que ya está funcionando y solamente dedicarse a entregar todo lo que han aprendido de sus estudios y capacitaciones, también están aquellas que les gusta hacer sus propios negocios, ninguna es mejor que la otra y ambas tienen ventajas y desventajas.

En esta oportunidad hablaremos de las personas que eligen tener su propio negocio, que eligen tener su centro de estética, salón de belleza o peluquería y aquí también encontramos dos tipos de personas, unas que ya tienen experiencia en el rubro y solamente les falta capital para instalarse y ubicar su peluquería en el lugar que sabe que asistirán sus actuales clientes, porque les ofrecerán mejor infraestructura, más espacio, calidad de atención, etc. El otro tipo de emprendedores(as) son aquellos que se instalarán con un salón de belleza, pero no son ni estilistas ni peluqueros y el único acercamiento con el mercado de la belleza es cuando se van a cortar el pelo y/o hacer la manicure.

Una decisión acertada para ambos casos, es que uno de los socios conozca el funcionamiento de un salón de belleza o peluquería y el otro asuma un rol más administrativo para estructurar un complemento perfecto. Sin embargo, no todos los socios se involucran en el negocio.

La decisión de instalarse con un negocio requiere de mayor análisis o de estudios más profundos, porque en el caso del profesional se está jugando su prestigio y fuente laboral y el capitalista, se está jugando sus ahorros, entonces, consideremos la posibilidad de que, si los resultados no se dan, la decisión de abandonar el negocio no sea demasiado costosa.

Pensemos en un salón de belleza y decidamos si compraremos el local o lo arrendaremos, será en una ubicación nueva o de una peluquería que ya funcionaba, tendremos muebles nuevos o usados, compraremos mercadería para un año o lo suficiente para funcionar con los clientes estimados, contrataremos al personal con sueldo fijo o variable, cuántos profesionales tendremos, todas estas y muchas más opciones se deben definir y aunque parecen sencillas, requieren de una planificación, porque si después de 6 meses nos damos cuenta que el negocio no funcionó, habrá mayor o menor facilidad para deshacernos de este proyecto y minimizar las pérdidas.

Por el contrario, si el proyecto es exitoso debió considerar la “repartición de utilidades” de acuerdo al grado de involucramiento y de aportes que no solamente incluyen al dinero, sino que también al tiempo y el know how (conocimiento / saber cómo).

Por favor revisen el dibujo adjunto porque ahí se grafica claramente la necesidad de buscar socios que estén completamente involucrados en el negocio y no solamente participando con un mínimo de esfuerzo.

 

Roberto Burgos Flores

Ingeniero Comercial

Coach Gestión Profesionales Belleza

www.bellezaygestion.com

 

 

Youtube: Roberto Burgos Flores

Instagram: @robertoburgosflores

Facebook: Roberto Burgos Flores

Twitter: @robertoburgosf

Mail: [email protected]

 

Comments
  • Ciertamente no es una decisión fácil y hay que estar conscientes de los sacrificios que hay que asumir, y más en un salón de belleza “con todas las de la ley” donde la competencia informal (que no tienen costos operacionales, pagos de impuestos, ni demás formalidades) muchas veces te hace la competencia más dura ya que ofrece el mismo servicio aunque sin ningún valor agregado y con precios muy por debajo del precio mínimamente aceptable, y cuando la economía familiar está en crisis como en los tiempos actuales, se hace muy cuesta arriba llevar un negocio formal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enquire now

Give us a call or fill in the form below and we will contact you. We endeavor to answer all inquiries within 24 hours on business days.